Archivo de la etiqueta: Pablo Iglesias

¡Bendita intransigencia!

Base 4ª Combatir a todos los partidos burgueses y especialmente las doctrinas de los avanzados, si bien haciendo constar que, entre las formas de gobierno republicana y monárquica. El Socialista prefiere siempre la primera

                -Bases de El Socialista

Jaime Vera había disentido profundamente del anterior enunciado. Le recriminaba a Pablo Iglesias que había que combatir a los elementos más conservadores del régimen, y no a los más “progresistas”.  Iglesias defendía que no había diferencia real, y que ambos se sustentaban sobre la explotación de los trabajadores. Que ser más blando con uno que con otro, era convertir al primero en el “menos malo” lo cual, en la práctica, suponía apoyarlo para evitar el triunfo del “más malo”. Con esto, estábamos apoyando una ideología de defendía el régimen que nosotros queríamos derrocar, que defendía la explotación de los trabajadores a manos de los poderosos, de los oligarcas. Así, nunca podríamos propiciar un cambio de sistema.

Años más tarde, el tiempo le dio la razón a Iglesias, y Jaime Vera fue a verle y a reconocer el éxito de su estrategia. Aseguró que, algún día, el Partido Socialista triunfaría gracias a esa “bendita intransigencia”.

Desgraciadamente, los militantes del PSOE no siempre conservaron la bendita intransigencia de su fundador. En 1979, cuando Felipe González propone abandonar el marxismo, esto es, abandonar el sentido máximo que inspira la acción diaria del pensamiento socialista, el partido accede. Es cierto que, en un principio, el partido rechazó las tesis de Felipe, es cierto también que, el segundo congreso que las aprobó, fue convocado mediante una modificación del reglamento, que daba ventaja a los felipistas. Ahora bien, a pesar de todo esto, no habría triunfado el no al marxismo de no ser porque un gran número de personas que habían apostado por el no la primera vez, lo hicieron por el sí la segunda. ¿Habían cambiado de idea en el poco tiempo que transcurrió entre ambos congresos? No. Simplemente, habían decidido renunciar momentáneamente a parte de su ideología para ganar las elecciones. Habían abandonado la intransigencia de Pablo Iglesias, y eso les costó caro. Para empezar, ese abandono momentáneo de parte del ideario, ni fue momentáneo ni fue parcial. Fue la llave que Felipe necesitaba para meter en el partido a todos los “emigrados” de la UCD, y para expulsar o silenciar a las voces izquierdistas del partido. Fue la llave con la que Felipe cambió la estructura del PSOE para convertirlo en un gigantesco templo de culto al líder, a un líder que, al llegar al gobierno, traicionaría por completo todo el ideario socialista, y llevaría a cabo únicamente medidas de derechas. Las mismas que continuaría Zapatero, y las mismas que habría continuado haciendo Rubalcaba si hubiera podido.

La intransigencia política no es pensar que uno siempre tiene la razón, no es defender de manera dogmática unos planteamientos sin someterlos a test racional alguno, no es no aceptar los argumentos de los demás, no es defender algo puramente por orgullo, a sabiendas de que puede ser perjudicial. La intransigencia a la que yo me refiero es permanecer fiel a unas ideas, y a una forma de actuar consecuente con estas. No se puede cambiar nuestra definición ideológica o nuestra forma de entender el mundo únicamente porque en un momento dado los vientos soplen en dirección contraria y, aparentemente, adaptarse a ellos nos pueda beneficiar. Ni si quiera, para ganar unas elecciones, pues, como ya dijo Olof Palme, la democracia se basa en una coincidencia entre la propuesta (programa) y los electores. Se gobierna cuando se coincide con los electores. Si no se coincide con los electores, no se tiene por que gobernar.

Como socialistas, no debemos renunciar a nuestra ideología por que ahora esté de capa caída, o porque un partido esté usando la palabra socialista para defender todo lo contrario que nosotros. De la misma forma que, como militantes de Izquierda Unida, no debemos consentir que se abandone ninguno de los principios elementales que inspiraron este movimiento con tal de convertirse en fuerza hegemónica, ni tampoco entregarnos a los brazos del “menos malo” a cambio de un par de políticas “progresistas”. Ese no es el camino. El camino es la perseverancia, la insistencia y, sobre todo, la pedagogía. Pues, si bien es cierto que no merece la pena alcanzar el poder a costa de renunciar a todo lo que defendemos, a costa de renunciar a aquellos fines por los que precisamente queríamos alcanzarlo, no es menos cierto que, si por intransigencia entendemos no hacer más que mirarnos el ombligo y recrearnos en la pureza de nuestra ideología, no alcanzaremos jamás el poder, y no podremos llevar a cabo nuestros objetivos. Es por ello que digo, que la clave está en la pedagogía. Debemos explicarle hoy a la gente que es lo que defendemos, para poder conquistar el poder en el futuro. Porque, como dijo el Abuelo, Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Ya está disponible on-line mi “Manifiesto para la Recuperación del Socialismo”

Ya tenéis disponible online mi libro-manifiesto, titulado “Manifiesto para la Recuperación del Socialismo”. Os dejo el prólogo y la dirección donde descargar el libro. Está publicado bajo licencia creative commons, así que su difusión es completamente gratuita.

Este libro-manifiesto no pretende, en modo alguno, convertirse en el referente de una nueva teoría política. Las ideas socialistas que aquí voy a defender no son esencialmente diferentes a las de políticos europeos como Oskar Lafontaine o Jean-Luc Mélechon. Son las ideas que en su día defendió Pablo Iglesias, adaptadas, allí donde es necesario, a los tiempos que corren. No obstante, si bien es cierto que mi intención al escribir este libro no es, de ninguna forma, presentar una nueva teoría socialista, eso no es óbice para que en este documento haya un importante contenido teórico, pues he considerado necesario explicar las principales contribuciones a la construcción del socialismo actual, aunque, como no podía ser de otra forma, todo el texto está embebido por mi punto de vista y mis aportaciones personales.

Incluyo en las primeras partes del manifiesto una crítica a la socialdemocracia. Considero este punto esencial, pues son los socialdemócratas los que están secuestrando el nombre del socialismo para realizar políticas de corte neoliberal, provocando una identificación del socialismo con políticas que son radicalmente contrarias a éste. En esta crítica a la socialdemocracia hago un breve repaso de su historia con el objetivo de poder demostrar su transformación en un movimiento de derechas.

Los capítulos III y IV están dedicados a la historia del socialismo en España, y a hablar del socialismo contemporáneo en Europa y Latinoaemérica. El objetivo de estos dos capítu­los es establecer un contexto a partir del cual llegar a los capítulos V y VI, en los que expongo las claves para construir una organización socialista en España, incluida dentro de Izquierda Unida, como fuerza aglutinadora de la izquierda.

Buena parte del material incluido en este libro-manifiesto ya ha sido publicado en forma de artículos en mi blog, http://franrey.blogia.com/, donde publico entradas que van desde el análisis de la historia del socialismo, hasta imágenes de apoyo a la campaña de Mélenchon, pasando por análisis de temas de actualidad, o apoyo a campañas electorales de Izquierda Unida.

http://elchigredefran.webcindario.com/manifiesto_recuperar_socialismo.pdf

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Historia del Socialismo V: El Socialismo Hoy

Ante la derechización del PSOE y la pérdida de un referente de izquierdas, varios partidos de ideología socialista, comunista, o republicana de izquierdas, se reunieron para fundar el 27 de Abril de 1987 una coalición electoral que luchase contra las políticas derechistas del PSOE. Así fue como nació Izquierda Unida. Los partidos que fundaron aquel movimiento político y social que luchaba (y sigue luchando) por una sociedad más justa, democrática, libre e igualitaria, fueron los siguientes: Partido Comunista de España (PCE), Partido de Acción Socialista (PASOC), Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), Izquierda Republicana (IR), Federación Progresista (FP), Partido Humanista,  Partido Carlista, Partido Comunista de los Pueblos de España, y el Colectivo de Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas (CUT-BAI). De esta forma los socialistas encontraron una nueva casa, junto a los comunistas y los republicanos de izquierdas.

Izquierda Unida consiguió rápidamente que comunistas y socialistas aumentaran notablemente su presencia en las instituciones.  Así el PASOC conseguiría dos diputados en las cortes, un eurodiputado, diputados autonómicos en Asturias, Madrid y Andalucía, y múltiples concejales repartidos por toda España.

En 2001 el Partido de Acción Socialista abandona Izquierda Unida, debido a las discrepancias del PASOC con el coordinador de IU, Gaspar Llamazares. No serían los únicos, ya que Izquierda Republicana y otras formaciones irían abandonando IU por aquellas fechas. No obstante, no todos los militantes del PASOC abandonaron la coalición, algunos se quedaron dentro de IU, creando corrientes de ideología socialista, pero no se volvió a crear un gran partido socialista a nivel nacional dentro de Izquierda Unida.

El PASOC continuó su trayectoria en solitario, presentándose a varias elecciones. En 2004 se presentaron al senado en coalición con Izquierda Republicana, bajo el nombre de Coalición Republicano-Socialista. No obstante, el PASOC va poco a poco disipándose, hasta que un día simplemente deja de existir. No hubo un adiós, no hubo un comunicado de disolución, simplemente no se volvió a saber más del PASOC como partido, pero pudimos ver a alguno de sus miembros (como Andrés Cuevas González, último presidente conocido del partido) presentarse en listas municipales de IU.

Tras el éxito de Die Linke (La Izquierda), partido alemán de ideología socialista, el socialismo democrático comenzó a extenderse como ideología base por todos los partidos de izquierdas de Europa. Así, Izquierda Unida defendía en sus estatutos el socialismo democrático, y en Francia nacía en 2008 el Parti de Gauche (Partido de Izquierda), también de ideología socialista.

Esta es la historia del socialismo en España. Una historia con unos principios humiles, un pasado glorioso, un presente con bastantes dificultades, y un incipiente futuro que parece cada vez más prometedor.  No obstante, sigue siendo necesario un partido que, en el seno de IU, rescate las ideas de Pablo Iglesias. Los socialistas de verdad, los de izquierdas, los de Marx, Engels, Pablo Iglesias, Salvador Allende y, por qué no decirlo, los que congeniamos con los nuevos socialistas europeos como Oskar Lafontaine, seguimos deseando que se geste un nuevo Partido Socialista, heredero del PSOE de Pablo Iglesias y del PASOC, que luche junto a las demás organizaciones que componen IU por derribar el capitalismo y por construir una democracia plena.

Y con esta entrega, termino mi Historia del Socialismo Español.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Historia del Socialismo Español I: Los orígenes

Este post será el primero de una serie en la que hablaré de la historia del socialismo en España. Hablaremos de los primeros movimientos sociales, el nacimiento del PSOE, la aparición de los partidos comunistas, las actuaciones del PSOE en los gobiernos de la república, así como en la oposición (Revolución d’Ochobre del 34), la llegada de Felipe y comapñía y la consecuente perversión de las siglas del partido de Pablo Iglesias, para acabar hablando de la historia del socialismo (que no el P$O€) actual.

La aparición de las primeras ideas socialistas en España se remonta a la fundación del Partido Demócrata en 1849 como escisión del Partido Progresista. Este partido, de inspiración liberal, progresista, y republicana, bebe directamente de la obra liberal de los pensadores de La Ilustración, rechazando la corrupción del liberalismo que los poderosos habían llevado a cabo. En el Partido Demócrata se puede encontrar por primera vez un programa económico de con influencia socialista, y una base social caracterizada por la fuerte presencia del incipiente movimiento obrero.

Pero el socialismo de clase, no llegó hasta la fundación de la I Internacional (Londres, 1864), cuya llegada a España provocó un debate en el seno de las cortes sobre su legalización. A pesar de la defensa de la legalidad de la I Internacional por parte del Partido Demócrata, ésta fue declarada ilegal y tuvo que pasar a la clandestinidad. En esta primera internacional encontramos ya dos familias: Los partidarios del socialismo científico, y los partidarios del anarquismo. La sección Española de la I Internacional tuvo un carácter más influenciado por el anarquismo que por el socialismo científico. La disputa entre ambos movimientos se zanjó con la expulsión de los anarquistas de la I Internacional. La Primera Internacional se disuelve en 1876, pero asienta las bases del socialismo, y será el germen de la creación de los partidos socialistas y socialdemócratas en toda Europa.

El 2 de Mayo de 1879, Pablo Iglesias funda, con otras 25 personas, el Partido Socialista Obrero Español, en la taberna Casa Labra, en Madrid. Según el propio Pablo Iglesias , “El Partido Socialista es la entera emancipación de la clase trabajadora: es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes.” El programa político del PSOE fue aprobado por 40 personas el 2 de Julio de ese mismo año. En 1886, Pablo Iglesias edita el primer ejemplar de El Socialista, órgano de expresión del Partido Socialista Obrero Español, y en 1888 funda la Unión General de Trabajadores. Consigue entonces que el socialismo en España tenga voz y actuación por las dos vías posibles: la política, mediante el PSOE, y la sindical, mediante la UGT.

Foto de Pablo Iglesias

En 1889, se funda la II Internacional, a la que el PSOE se afilia. Esta organización será la unión internacional de los partidos socialistas fundados por todo el mundo, de los cuales el PSOE es el segundo más antiguo, precedido únicamente por el Partido Socialdemócrata Alemán.
En 1890 los socialistas, con Pablo Iglesias a la cabeza, celebraron la primera manifestación del 1º de Mayo, en la que exigían la jornada laboral de 8 horas y el fin del empleo de niños en las actividades laborales. En ese mismo año se lleva a cabo el II congreso del PSOE, en el que definen su posicionamiento político como un partido republicano de corte socialista y obrera, consiguiendo en 1905 tres concejales en el ayuntamiento de Madrid: Pablo Iglesias, Francisco Largo Caballero, y Pablo Ormaecha. Pero no fue hasta 1910 cuando, mediante una alianza con los partidos republicanos que se denominó conjunción republicano-socialista, el PSOE consiguió por primera vez representación en las cortes, en la figura de Pablo Iglesias, que fue reelegido en 1914.

EL Partido Socialista que, desde su nacimiento, adoptó políticas antimilitaristas, fue firme detractor de la Guerra de Marruecos, y apoya las huelgas generales en contra de la guerra, las cuales son fuertemente reprimidas por el ejército, dando lugar a la llamada Semana Trágica de Barcelona. Pablo Iglesias y otros dirigentes socialistas que habían apoyado la huelga son encarcelados.

El 24 de Febrero de 1918, el Partido Socialista obtiene seis diputados a cortes: Pablo Iglesias, Julián Besteiro, Andrés Saborit, Francisco Largo Caballero, Daniel Anguiano, e Indalecio Prieto. Un año después, Pablo Iglesias cesa parcialmente de sus responsabilidades al frente del PSOE a causa de una pulmonía (de la que morirá el 9 de Diciembre de 1925), adquiriendo entonces gran relevancia en la dirección del partido Julián Besteiro, Indalecio Prieto, y Largo Caballero.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría