Archivo de la etiqueta: Izquierda Plural

La Unidad Socialista

asdfwe

Pablo Iglesias en uno de sus multitudinarios mítines en los que concienciaba a la clase trabajadora de la necesidad de luchar por sus derechos.

Desde que el 2 de Mayo de 1879, Pablo Iglesias fundara en la taberna Casa Labra el Partido Socialista Obrero Español, los socialistas han sido el motor fundamental de los avances políticos y sociales en España. Lo fueron en la consecución de la jornada de 8 horas, en la prohibición del trabajo infantil, en la petición del sufragio universal en unas elecciones democráticas, en la llegada de la II República, en el derecho a las vacaciones, en los derechos de la mujer… Desgraciadamente, en 1936, el General Franco, tras un golpe de estado contra el gobierno salido de las urnas, impone una dictadura de 40 años que sume al PSOE en la clandestinidad, diezmándolo en el interior, y permitiendo que nuevos elementos, que pertenecían realmente a las élites universitarias del franquismo, se hiciesen cargo del partido: Felipe González, Alfonos Guerra, Manuel Cháves…

pasoc_iu

Logo del Partido de Acción Socialista (izquierda), anteriormente PSOE histórico. Uno de los fundadores de IU.

No obstante, estos franquistas disfrazados de marxistas (poco les duraría el disfraz) no
pudieron hacerse con el control de todo el PSOE, sino sólo de una parte, que pasó a ser llamada PSOE renovado o PSOE (r), mientras que el resto del partido, dirigido por Rodolfo Llopis, se llamaría PSOE histórico o PSOE (h). Desgraciadamente, las autoridades del Régimen despojaron a los segundos de su nombre y entregaron las siglas del PSOE a los renovados, pasando a llamarse los históricos Partido de Acción Socialista (PASOC), que sería uno de los partidos fundadores de Izquierda Unida. Por otro lado, dentro del propio PSOE (el renovado, que era el único que podía usar ese nombre) se estaban llevando a cabo los cambios que lo convertirían, de forma brusca y radical, en el partido neoliberal que es ahora, ante lo cual, algunos socialistas (los pocos que aún quedaban) se organizaron en la corriente Izquierda Socialista. La división del socialismo estaba servida: de los socialistas renovados e históricos, pasábamos a los socialistas del PSOE y los socialistas de IU, ambos minoritarios en sus respectivas organizaciones.

Hoy, el panorama no es diferente. El socialismo sigue dividido, al menos, en cuatro vertientes diferentes, y es que a los pocos socialistas que quedan en el PSOE (Izquierda Socialista), y a los socialistas de Izquierda Unida (agrupados ahora en Recuperando el Socialismo), hay que añadir a los compañeros de Alternativa Socialista, que si bien se presentan en dentro de Izquierda Plural y, por tanto, en coalición con IU, no forman parte de ésta, así como a los socialistas que forman parte de Podemos (ISI). De esta forma, el panorama socialista se encuentra en un grado de división como nunca se haya visto: los socialistas están en todos los frentes de izquierdas (más el PSOE, que de izquierdas tiene poco o nada), pero debido a esa división, son insignificantes en cada uno de ellos. Así el gran ariete en favor de la democracia y los derechos sociales que otrora fundase Pablo Iglesias, esto es, el socialismo español, está más debilitado que nunca. Y es que, si la unidad hace la fuerza, es evidente que la división la destruye.

Decían Marx y Engels aquello de “proletarios de todos los países, uníos”. Con la misma fuerza, la misma motivación, pero un mayor grado de ridiculez (pues no hay motivo para que los socialistas de un mismo país actúen divididos) yo he de gritar hoy: “socialistas de todo el estado español, uníos”.

Llopis

Rodolfo Llopis, primer líder del PSOE histórico, después conocido como PASOC, uno de los partidos fundadores de Izquierda Unida.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Sin categoría

¿Democracia o Mercados? ¿Tsipras o Merkel?: Tú eliges.

En las próximas elecciones, los ciudadanos de la Unión Europea nos jugamos nuestro futuro. Y no solo para los próximos cinco años, sino, posiblemente, para toda una generación. Estas elecciones, en las que habitualmente suele haber una elevada abstención, son de extraordinaria importancia, pues es desde Europa desde donde se nos está imponiendo un nuevo modelo político, social y económico: el neoliberalismo.

En el neoliberalismo, los derechos sociales no existen. Los neoliberales no encuentran ninguna razón para que el Estado, sufragado con los impuestos de los contribuyentes, proporcione unos derechos sociales básicos a la ciudadanía. Tampoco entienden que los mercados estén regulados (como lo están el tráfico, la pesca, y cualquier otra actividad en el que la acción de una persona repercuta en las demás) y se atengan a normas y leyes, para evitar que el instinto de algunos por enriquecerse todo lo posible, no provoque el empobrecimiento de otros. Y, desde luego, no pueden soportar que cualquier decisión popular y democrática de la mayoría, pueda suponer un obstáculo para sus intereses, por eso son firmes detractores de la democracia, por eso impusieron gobiernos “tecnocráticos” (eufemismo para decir que apartaron de su puesto al presidente electo por el pueblo y pusieron otro a dedo) en Grecia o en Italia.

Por todo ello, estas elecciones son extraordinariamente importantes. Pues debemos emplearlas en frenar al neoliberalismo. Si no lo hacemos, no valdrá con probar suerte dentro de otros cinco años, pues terminarán de imponer su modelo, y perderemos una oportunidad histórica. Una oportunidad perdida que supondrá más recortes, y menos democracia, hasta la aniquilación total del estado democrático y social. Si alguien cree que estoy siendo pesimista en exceso, es que realmente no ha vivido en este mundo los últimos años ¿Acaso no ha habido un enorme retroceso en derechos sociales y democráticos? ¿Qué nos esperará con otros 5 años de gobierno de Merkel y su troika? No nos la podemos jugar, porque no nos estamos jugando el presente, que es nuestro, nos estamos jugando el futuro, que pertenece a las generaciones siguientes.

Frente al modelo neoliberal de Merkel y la Troika, el modelo que defienden los conservadores y los socialdemócratas europeos, representados en España por PSOE, PP y UPyD, surge la alternativa del Partido de la Izquierda Europea. Una alternativa que nace espontáneamente en Grecia, el país que más ha sufrido los brutales ataques del neoliberalismo. La alternativa se llama Alexis Tsipras, un hombre que consiguió aglutinar a toda la izquierda griega bajo un nuevo partido, SYRIZA, y que se presentó a las elecciones generales en Grecia. La aparición de Tsipras supuso un verdadero revuelo entre las hordas neoliberales que, por primera vez en años, se sentían realmente asustadas, pues por fin existía una alternativa que podía devolverle al pueblo el poder robado por esos llamados mercados, que no son más que los especuladores financieros, los jefes de Angela Merkel. Los neoliberales trabajaron duramente para evitar la victoria de Tsipras, hasta el punto de llegar a la inédita situación de que todos los peces gordos europeos (Merkel, Draghi…) participaron activamente en la campaña electoral griega, intentando asustar a los posibles votantes de Tsipras. Consiguieron que Tsipras no ganara, pero quedó segundo por muy poca diferencia, un resultado muy bueno teniendo en cuenta la campaña tan brutal en su contra. Para más inri, todas las encuestas señalan que SYRIZA ganará las próximas elecciones generales en Grecia. La Troika puso toda la carne en el asador, pero solo pudo retrasar lo inevitable: su propia derrota a manos del pueblo griego al que tanto han maltratado. Derrota que espero que se repita en todos los demás países del sur, que hemos sido víctima, al igual que Grecia, de un golpe de estado moderno, no con guardias civiles en el congreso, sino con banqueros y especulación financiera.

Alexis Tsipras, candidato del PIE a presidente de la Comisión Europea

Es el momento de poner punto final a los ataques del neoliberalismo a la democracia y a los derechos sociales, llegó la hora de votar, pensando no en la gestión del sistema, sino en cual es el sistema que queremos: un sistema inhumano, antidemocrático, en el que los ciudadanos no sean más que mercancía en manos de oligarcas y banqueros, o un sistema profundamente democrático y que garantice los derechos sociales. Solo el pueblo defiende al pueblo. Llegó la hora de votar a favor de la esperanza que surgió en Grecia, el hombre que hizo temblar a Angela Merkel. El voto útil, el voto que defiende tus derechos, el voto que pide más democracia, es el voto a Alexis Tsipras, es el voto al Partido de la Izquierda Europea.

En España, el Partido de la Izquierda Europea está representado por Izquierda Plural, una coalición resultado del descontento social, las mareas, y las luchas en la calle, que han propiciado el encuentro en una misma candidatura de doce organizaciones, unidas para devolver el poder a la gente. Entre las 12 organizaciones que integran Izquierda Plural se incluyen Izquierda Unida (IU), Alternativa Socialista, Los Verdes, ANOVA o ICV.

Por eso, en estas elecciones, tú decides: ¿Democracia o Mercados? ¿Poder popular, o austericidio? ¿Merkel o Tsipras? Si apuestas por el cambio, en estas elecciones, tu opción es Izquierda Plural.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Sobre la creación de un Frente Amplio de Izquierdas.

Aquí os dejo la resolución que presenté en la Asamblea de Izquierda Xunida, preparatoria de la X Asamblea Federal de IU, sobre la creación de un Frente Amplio. 

Si algo hemos aprendido de Die Linke, el Front de Gauche, o SYRIZA, es que cuando la izquierda se une, el resultado es demoledor. En todos los casos, el valor de la unión no es la suma de militantes (que muchas veces no es tan grande), o la fagocitación de siglas. El valor de la unión es la suma de distintos proyectos de izquierdas: Socialistas, comunistas, ecosocialistas, demócratas radicales…, que poseen distintos enfoques, y distintos espacios sociales y electorales.

Por mucho que lo intentemos, Izquierda Unida, en solitario, no puede ser el referente de la izquierda. Para empezar, porque no existe eso que llamamos “la izquierda”, existen muchas izquierdas diversas, y no tiene sentido pretender que, voluntariamente, todas las izquierdas se subordinen a nosotros. No es la subordinación el camino, sino la confluencia. Debemos crear un nuevo espacio político, un Frente Amplio que agrupe a la izquierda democrática antineoliberal de todas las tendencias. Un frente donde confluyan las izquierdas diversas de Marx, Engels, Lenin, Pablo Iglesias, Karl Kautsky, Trotsky, Jean Jaurés, Rosa Luxemburgo, Salvador Allende, Azaña, Gramsci, Berlinger…

Para lograr esta meta, no hay otra opción que trabajar con las demás fuerzas de la izquierda para, entre todos, construir este nuevo movimiento. El germen, puede ser la coalición La Izquierda Plural, pero el objetivo final aún dista mucho de esta coalición. Para empezar, Izquierda Plural deja fuera a elementos importantes de la izquierda, como por ejemplo, todos aquellos grupos formados por quienes hasta ayer, no sólo eran nuestros aliados, si no que eran nosotros mismos (Iniciativa del Poble Valencià o Izquierda Anticapitalista son buenos ejemplos de ello). Por otro lado tampoco recoge otras sensibilidades ideológicas importantes en la izquierda, como la tradición socialista (presente en el Front de Gauche  través del Parti de Gauche, liderado por Mélenchon; en SYRIZA a través del Movimiento Democrático Social; y es predominante en Die Linke y en la izquierda latinoamericana). Aunque algunos de los representantes de este socialismo militan en Izquierda Unida, la mayoría se encuentran o bien dispersos en pequeños partidos (algunos de los cuales van en coalición con nosotros, y otros no) como SIEx, Socialistas X Tenerife, Iniciativa Socialista de Izquierdas, etc, o bien (y posiblemente estos sean la mayor parte) se encuentran dentro del PSOE, fundamentalmente en la corriente Izquierda Socialista. No habrá Frente Amplio de izquierdas si no conseguimos convencer a todos estos grupos para que se sumen. Finalmente, el propio modelo organizativo de La Izquierda Plural, es ya inservible. El modelo de coalición está desfasado, y es necesario avanzar hacia la constitución de un frente común que posea una estructura organizativa interna, al igual que SYRIZA. Es necesario para conseguir la verdadera unión entre las fuerzas de izquierdas. Esto no es más que recuperar el sueño con el que se fundó Izquierda Unida.

Otro factor a tener en cuenta, es que tanto en el caso de SYRIZA, como el del del Front de Gauche o el de Die Linke, parte importante del ascenso en votos vino precedido del paso del sector más izquierdista del partido socialdemócrata de turno a la izquierda alternativa (en el caso de Lafontaine y Mélenchon, incluso lideraron la coalición de izquierdas). Si queremos tomar ejemplo de los éxitos de estas izquierdas, debemos ser capaces de reproducir también esta situación, lo cual nos lleva, de nuevo, a la necesidad de intentar que los sectores izquierdistas del PSOE (como Izquierda Socialista) den el paso de romper definitivamente con un partido que no les escucha, y participen en la creación del frente de izquierdas.

A lo largo de este proceso debemos aprender a ser generosos, a ver a todos aquellos con los que queremos confluir como compañeros, y no como adversarios con los que hay que luchar para mantener determinadas cuotas de poder. Este compromiso, que es básico para forjar un frente común, debe venir correspondido por una unidad de acción en todos los frentes, incluido el electoral. Esto significa que todas las partes que acepten confluir en un frente amplio, deben renunciar a presentarse en solitario en las elecciones o, a una vez obtenidos los escaños, integrar un grupo parlamentario diferente del acordado por el frente.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría