Sobre la creación de un Frente Amplio de Izquierdas.

Aquí os dejo la resolución que presenté en la Asamblea de Izquierda Xunida, preparatoria de la X Asamblea Federal de IU, sobre la creación de un Frente Amplio. 

Si algo hemos aprendido de Die Linke, el Front de Gauche, o SYRIZA, es que cuando la izquierda se une, el resultado es demoledor. En todos los casos, el valor de la unión no es la suma de militantes (que muchas veces no es tan grande), o la fagocitación de siglas. El valor de la unión es la suma de distintos proyectos de izquierdas: Socialistas, comunistas, ecosocialistas, demócratas radicales…, que poseen distintos enfoques, y distintos espacios sociales y electorales.

Por mucho que lo intentemos, Izquierda Unida, en solitario, no puede ser el referente de la izquierda. Para empezar, porque no existe eso que llamamos “la izquierda”, existen muchas izquierdas diversas, y no tiene sentido pretender que, voluntariamente, todas las izquierdas se subordinen a nosotros. No es la subordinación el camino, sino la confluencia. Debemos crear un nuevo espacio político, un Frente Amplio que agrupe a la izquierda democrática antineoliberal de todas las tendencias. Un frente donde confluyan las izquierdas diversas de Marx, Engels, Lenin, Pablo Iglesias, Karl Kautsky, Trotsky, Jean Jaurés, Rosa Luxemburgo, Salvador Allende, Azaña, Gramsci, Berlinger…

Para lograr esta meta, no hay otra opción que trabajar con las demás fuerzas de la izquierda para, entre todos, construir este nuevo movimiento. El germen, puede ser la coalición La Izquierda Plural, pero el objetivo final aún dista mucho de esta coalición. Para empezar, Izquierda Plural deja fuera a elementos importantes de la izquierda, como por ejemplo, todos aquellos grupos formados por quienes hasta ayer, no sólo eran nuestros aliados, si no que eran nosotros mismos (Iniciativa del Poble Valencià o Izquierda Anticapitalista son buenos ejemplos de ello). Por otro lado tampoco recoge otras sensibilidades ideológicas importantes en la izquierda, como la tradición socialista (presente en el Front de Gauche  través del Parti de Gauche, liderado por Mélenchon; en SYRIZA a través del Movimiento Democrático Social; y es predominante en Die Linke y en la izquierda latinoamericana). Aunque algunos de los representantes de este socialismo militan en Izquierda Unida, la mayoría se encuentran o bien dispersos en pequeños partidos (algunos de los cuales van en coalición con nosotros, y otros no) como SIEx, Socialistas X Tenerife, Iniciativa Socialista de Izquierdas, etc, o bien (y posiblemente estos sean la mayor parte) se encuentran dentro del PSOE, fundamentalmente en la corriente Izquierda Socialista. No habrá Frente Amplio de izquierdas si no conseguimos convencer a todos estos grupos para que se sumen. Finalmente, el propio modelo organizativo de La Izquierda Plural, es ya inservible. El modelo de coalición está desfasado, y es necesario avanzar hacia la constitución de un frente común que posea una estructura organizativa interna, al igual que SYRIZA. Es necesario para conseguir la verdadera unión entre las fuerzas de izquierdas. Esto no es más que recuperar el sueño con el que se fundó Izquierda Unida.

Otro factor a tener en cuenta, es que tanto en el caso de SYRIZA, como el del del Front de Gauche o el de Die Linke, parte importante del ascenso en votos vino precedido del paso del sector más izquierdista del partido socialdemócrata de turno a la izquierda alternativa (en el caso de Lafontaine y Mélenchon, incluso lideraron la coalición de izquierdas). Si queremos tomar ejemplo de los éxitos de estas izquierdas, debemos ser capaces de reproducir también esta situación, lo cual nos lleva, de nuevo, a la necesidad de intentar que los sectores izquierdistas del PSOE (como Izquierda Socialista) den el paso de romper definitivamente con un partido que no les escucha, y participen en la creación del frente de izquierdas.

A lo largo de este proceso debemos aprender a ser generosos, a ver a todos aquellos con los que queremos confluir como compañeros, y no como adversarios con los que hay que luchar para mantener determinadas cuotas de poder. Este compromiso, que es básico para forjar un frente común, debe venir correspondido por una unidad de acción en todos los frentes, incluido el electoral. Esto significa que todas las partes que acepten confluir en un frente amplio, deben renunciar a presentarse en solitario en las elecciones o, a una vez obtenidos los escaños, integrar un grupo parlamentario diferente del acordado por el frente.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s