La contradicción tiene nombre propio: Francisco Álvarez-Cascos (FAC)

Un resumen de las contradicciones del hombre que, viviendo voluntariamente en Madrid, dijo que quería recuperar el orgullo de ser asturiano.

 

El 25 de Marzo, tuvieron lugar las elecciones convocadas anticipadamente por el Presidente d’Asturies, Francisco Álvarez-Cascos. El resultado de estas elecciones fue la derrota del partido casquista (FAC) ante el PSOE, pero la suma de FAC+PP seguía teniendo mayoría absoluta. Unos días después, el voto emigrante le entregó un escaño a la FSA, a costa de Foro. Desde entonces, Cascos ha intentado por todos los medios construir una mayoría que impida que los socialdemócratas, liderados por Javier Fernández, lleguen al gobierno del principado. Entre otras cosas, “El Caudillín” está dispuesto, no solo a pactar con el PP, sino incluso a cederles la presidencia.  Algo que es bastante curioso, ya que estás elecciones se anticiparon precisamente por la absoluta imposibilidad de que Foro y PP llegaran a un acuerdo. Esta podría parecer una contradicción coyuntural, de esas que tanto hay en política. Pero, si repasamos la historia de Cascos, vemos que lo que más abundan son las contradicciones.

Francisco Álvarez-Cascos comienza su carrera política en Alianza Popular, partido que votó en contra del divorcio, lo que no le impidió divorciarse. En sus inicios, concedió una entrevista a la Hoja del Lunes de Gijón, donde reconoció que admiraba a Franco[1], pero, muchos años después, calificaría de extremistas y antidemócratas a los dirigentes del PP de Xixón, como forma de justificar su distanciamiento de éstos.

Las relaciones de Cascos con el PP de Asturias han sido siempre tortuosas. En 1998, el entonces vicepresidente del gobierno de España y secretario general del PP (o general secretario, como le solían llamar) acusó al presidente de Asturias, el popular Sergio Marqués, de seguir prácticas políticas nacionalistas, llegando a provocar la expulsión de Marqués, y provocando que Asturies tuviese un gobierno en minoría, con el propio presidente gobernando desde el grupo mixto. Años más tarde, Cascos abandonaría el PP y fundaría Foro Asturias, comenzando a referirse a Asturies como “país”. Paradójicamente, después de pasar toda una campaña autonómica fingiendo un supuesto regionalismo, definiendo a Asturies como país, y diciendo que FAC era un partido netamente asturiano, decidió presentarse a las generales por Madrid, diciendo que iban al congreso de los diputados para luchar contra los nacionalismos. Así, Cacos pasó del españolismo al asturianismo para volver, de nuevo, al españolismo, en tan solo un año. La coherencia no es un valor importante para este ególatra caballero que le puso a su partido las siglas de su propio nombre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s